Baco, ¡sálvame!

Pues esto sí que es una maldición. Aunque me resisto a aceptarlo y haré otra prueba y otra y luego otra más. Ya lo venía notando desde hace tiempo pero no me parecía que fuera tan definitivo. Debe haber sido coincidencia, decía yo algunas veces; me cayó mal porque me excedí. Pero todavía recuerdo que […]

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba